Fichas de Viaje > Carretera Austral - ruta - entorno - servicios - imágenes

Iniciamos este viaje en Coyhaique, la capital de la región de Aysén (XI), con dirección al norte. La partida es por una pendiente muy elevada, pero al menos el camino es pavimentado, lo que le quita un poco de dificultad al inicio de la travesía. Encontraríamos buen camino hasta Villa Amegual. Luego el pavimento es bruscamente reemplazado por tierra y ripio, con un deterioro marcado por las condiciones climáticas desfavorables.

En el trayecto hay pueblos que no están lejos entre sí, por lo que las jornadas diarias se pueden definir de acuerdo a la distancia entre ellos. En el resto del camino la vegetación es tan tupida que pueden pasar horas sin encontrar un lugar donde acampar. También hay que tener en cuenta la alta probabilidad de que llueva y acá no hay mucho donde elegir. Después de pedalear dos días bajo la lluvia te vas a acostumbrar y ni lo notarás, aunque tu bici sí (lleva varios patines de freno).

Pese a existir diversos pueblos a una distancia corta entre ellos, lo extremo del clima dificulta el avance, cuesta más pedalear y llegar a los destinos. Por ello es de gran importancia abastecerse de todo lo necesario ya que en el camino no existen lugares para comprar alimentos. Con repecto al agua, cada ciertos tramos, muy cortos, hay vertientes con agua limpia que se puede beber con confianza.

El tipo de camino sumado a las constantes lluvias muestran una ruta bastante pesada, con sectores con calamina que la empeoran y dos cuestas que destacan por su dificultad: Queulat y Moraga. En todo caso no estamos reclamando, sabemos que una carretera pavimentada cambiará toda la mística del viaje. Por eso es que te recomendamos ir pronto si es que aún no lo has hecho y que puedas disfrutar de toda la ruta lo más natural posible.

Cuestas importantes:

A la salida de Coyhaique: el camino es pavimentado y hay varias pendientes a lo larg0.

Queulat: el camino es de ripio y con mucha calamina (camino como alfombra arrugada), son unos 5 Km. con un paisaje para disfrutar y sufrir.

Saliendo de Villa Santa Lucía: es la llamada Cuesta Moraga. Presenta una pendiente marcada, dando la sensación que no acabará nunca.

El clima incide demasiado en el avance por esta ruta, si te toca lluvia como a nosotros cada día, recomendamos puro aperrar, no queda otra. Ánimo!

 

 

 

Carretera Austral

Mapa de la Carretera Austral