Fichas de Viaje >>> La Frontera - ruta - entorno - servicios - imágenes

Observaciones:
En Ralco-Lepoy hay una pasarela peatonal que lleva a Troyo sin tener que pasar por Guallalí. Puedes ahorrar entre uno y dos días porque el camino por Guallalí es el peor de toda la ruta..

Principales dificultades que tuvimos en este viaje:

  • Rotura de piola de cambio
  • Pinchazos
  • Rotura de parrilla
  • Rotura de conexión de carro Mite
  • Alforja con la punta doblada que terminó topando la rueda (ahí ven por qué las alforjas baratas no sirven!)
  • Desorientación (nos perdimos) por falta de señalética y de gente para preguntar
  • Pérdida de la maniobrabilidad en pendientes muy marcadas por no usar alforjas delanteras.
  • Picadura de escorpión (sí!!!! es increíble pero puede pasar, por suerte no era alérgico, aunque el escorpión sufrió todo el día del estómago...)

La Frontera
 

El tramo que aquí describimos comienza en Los Ángeles, y avanza hacia el sureste con una suave pendiente pavimentada en un comienzo y un agradable camino pre-cordillerano. En Pangue, tras dejar atrás la primera represa, comienza el camino difícil de tierra que bordea el lago artificial en que convirtieron el río.

Algunos sectores en donde confluyen pequeños ríos y arroyos tributarios permiten hacer detenciones para bañarse o reabastecerse de agua. A medida que se asciende, el número de ríos y vertientes también se eleva junto con la temperatura, así que es común detenerse bastante más seguido todavía y tomar un "chapuzón express".

Luego de Ralco-Lepoy el camino desaparece quedando sólo una huella, con mucha piedra y arena. Por lo que en este sector el nivel de dificultad que se determinó fue 5. Otra dificultad es que no existe señalética y hay senderos hacia varios lugares, por lo que es fácil equivocarse en el camino incluso preguntando a los lugareños.

Desde Troyo, la temperatura desciende, lo que se marca más durante la noche. El sendero vuelve a convertirse en camino de ripio con pendientes algo fuertes.

El camino entre Lonquimay y el Parque Conguillío lo hicimos cruzando la Reserva Nacional China Muerta. Acá se nota que la intervención del hombre ha sido mínima y el paisaje es tan sorprendente que ni notamos la cuesta de 4 Km a la salida ni lo pesado de pedalear sobre arena volcánica.

Ya a esta altura el camino era tan adrenalínico que llegamos sin notar las distancias a nuestro destino final: Conguillío.

Mientras íbamos de Conguilío a Curacautín nos dimos cuenta que el camino de vuelta debe ser un "infierno", así que no se olviden hacerlo de esta manera.

Entre Conguillío y Curacautín hay un camino recién construído, que no aparece en los mapas, que va hacia Cunco. Desde ahí conecta a la Ruta de los Lagos, un próximo desafío...