Cicloturismo de alforjas desde Chile Cicloturismo recreativo Bicicletas Aventura Ciclismo Urbano Ciclovías Viajes Rutas Paseos y Expediciones

Máximas para una buena fotografía en viaje
Así como andas en tu viaje vas a poder disfrutar de tus fotografías después.
Si estás apresurado, porque alguna extraña voz te urge a ir más y más rápido, no vas a tener oportunidad de disfrutar lo que te rodea ni mucho menos de hallar posibilidades de tomar una buena foto. Y en opinión de muchos, incluyendo la mía, eso es como pagar la entrada al cine y negarse a ver la película.
Chaitén al atardecer. Foto tomada el 27 de enero de 2003 a la hora de la puesta de sol.
Pero si te relajas un rato y te olvidas de hacer más kilómetros en menos tiempo, podrás fijarte en que hay muchos paisajes a tu alrededor a la espera que captures su imagen con tu cámara.
A veces en un mismo lugar, el paisaje se ve distinto dependiendo de la hora o del estado del tiempo, porque la misma iluminación va cambiando según estos factores.

Trata de contar una historia en una sola toma.
Dos formas de cruzar un río en bicicleta. Mientras ella opta por cruzar el puente de troncos con mucho cuidado, él prefiere pasar por el agua levantando sus pies para no mojarse. El sentido de la oportunidad es vital para obtener tomas como estas.

Sujetos posando: no te vayas a lo típico
Haz que tu modelo se muestre de un modo particular. El sujeto posando de pie junto al paisaje tiene menos gracia que si adopta una posición poco usual.

Esos detalles que describen a las personas.
Un viaje, especialmente si es lejos, es una oportunidad para mostrar personas y personajes, con sus costumbres y estilos que a veces nos sorprenden. No resulta igual de divertido decir: "este chico que conocimos era así o asá.." sin mostrar una imagen que lo muestre y lo represente.
(foto: Aldo Buscaglia).

Datos Prácticos:
La Cámara Ideal

Que sea compacta, para que te quepa en un lugar accesible y puedas tomar la foto de inmediato, incluso sin bajarte de la bicicleta (aunque eso no es excusa para que no te bajes de ella en algún momento ante tomas interesantes). Una mención interesante merecen las llamadas Cámaras de Acción como las cámaras Go Pro. Este tipo de cámaras se han vuelto muy populares, en especial entre aquellos que disfrutamos del ciclismo. Aparte de ser compactas, vienen con accesorios que les permiten anclarse a los marcos de la bicicleta o al casco.

Las cámaras de mayor tamaño, como las de tipo Reflex son más difíciles de cargar y manipular. Ocupan más espacio, son más pesadas. Incluso diría que son más delicadas ante un viaje como los que se acostumbran en cicloturismo.

Sin embargo, el apasionado de la fotografía no puede prescindir de ellas pues las cámaras de tipo reflex toma fotografías con mejor calidad de imagen. Esto no tiene que ver con la resolución sino que por el tamaño de sensor y la mejor calidad de los lentes. En el tema de lentes y los sensores, el tamaño sí importa.

Si eres uno de estos apasionados de la fotografía y crees que vale la pena, puedes llevar dos cámaras. Una para esos momentos especiales en que vale la pena detenerse, encuadrar y sacarle el jugo a tu sensibilidad fotográfica, y la otra para la batalla.

Accesorios:

Lleva un trípode corto y liviano: te vas a acordar de este consejo cuando desees sacar una foto nocturna o al atardecer. En algunas tiendas venden mini-trípodes, aunque estos pueden ser incómodos a la hora de encuadrar las tomas.

Si llevas una cámara de acción, no olvides el soporte para el casco, el soporte para el marco y un bastoncito para la selfie. Aunque cualquier palito que encuentres en el camino también te servirá.

Bolso:

En la alforja, una cámara viaja relativamente protegida pero te vas a perder un montón de oportunidades fotográficas por no poder sacarla a tiempo.

A menos que tu cámara sea compacta y vaya muy bien cubierta por esponjas, no conviene que la coloques en un bolso delantero, pues con la vibración se maltrata mucho.

Una buena opción es el bolso bananero grande como el de la foto. Tu cuerpo siempre se estremecerá menos que el resto de tu bicicleta y tendrás tu cámara a mano si se presenta una toma interesante.


Ideas para obtener tomas más interesantes
Máximas para una buena fotografía

Cómo le podemos sacar mejor provecho al modo Manual de las Cámaras Fotográficas

Hay que reconocer que al pedalear, el modo automático nos libra de mucho esfuerzo y las cámaras automáticas pueden hacer maravillas sin que nosotros sepamos cómo lo hicieron.

Pero hay cámaras que aún podemos manejar sus parámetros de Tiempo de Exposición y Apertura de Diafragma. Si tienen una cámara con funciones manuales, les puedo mostrar algunas de las imágenes que pueden obtener:

Tomas nocturnas (usen trípode)


Diafragma: 2.9
Tiempo de Exposición: 5 segundos

ISO 100

El diafragma, mientras más cerrado esté, les permitirá menor paso de luz, pero a su vez, les dará mejor enfoque asi que conviene compensar con un tiempo de exposición más largo.

Imágenes con movimiento sugerido

Con tiempos de exposición entre 1/15 a 1/30 de segundo puedes lograr este efecto.

Debes seguir con la cámara a tu modelo como si estuvieras filmandolo y cuando esté casi enfrente tuyo, aprieta el obturador sin dejar de seguir su movimiento con el lente. Ideal es que lo ensayen un par de veces para que mantengas enfocado al sujeto en forma previa.

Imágenes congeladas

Estas se consiguen con tiempos de exposición de 1/500 de segundos hacia arriba. Como el tiempo de exposición es muy breve, debes procurar que existan niveles de luz adecuado para que la imagen se grabe con claridad.


Diafragma: 8.0
Tiempo de Exposición: 1/2000 sec.
ISO 200

Esta toma contaba con mucha luz y no hubo problemas con el diafragma. Pero si no hubiese mucha luz, el fotómetro de la cámara te pediría que compenses la poca luz con una mayor apertura de diafragma aumentando el riesgo de desenfoque.

Profundidad de campo

Es un efecto óptico. Cuánto mayor sea la apertura del diafragma, más crítico se vuelve enfocar los objetos en distintos planos simultáneos. Por ejemplo, con un diafragma muy cerrado, un objeto en primer plano que esté a dos metros estará tan enfocado como uno que esté en segundo plano a cinco metros. Pero si abres el diafragma, se te desenfocaría el primer o el segundo plano y tendrías que optar por dejar enfocado sólo uno de estos. Esto es la profundidad de campo.

Sabiendo esto, puedes manejar el diafragma para obtener fondos difusos y de ese modo destacar el objeto o el modelo a retratar.

Esta foto fue sacada con zoom y diafragma 4.5. Los lentes teleobjetivos zoom generalmente son menos luminosos que los lentes normales de 50 mm. y la máxima apertura de diafragma es entre 4 y 4.5.

De cualquier modo, debes cuidar que el diafragma no esté abierto al máximo (2.8 0 2) porque corres el riesgo que la nariz aparezca enfocada y la oreja desenfocada.

Compensación de nivel de luz

Para obtener una imagen a contraluz como esta, observa el fotómetro de tu cámara y cierra en dos puntos el diafragma.

Por ejemplo, si tu fotómetro te avisa que el tiempo de exposición es de 1/2 segundo con 2.8 de apertura de diafragma, coloca el diafragma dos puntos más cerrado: 5.6 .

Otra forma de obtener un nivel de luz adecuado es realizar una medición con el fotómetro sobre una zona iluminada del piso y aplicar esos parámetros a la toma.